viernes, 23 de septiembre de 2016

¿La tecnología ha reemplazado al juego tradicional?por Valeria Cian

Hoy en día la mayoría de la población, pero especialmente los niños, viven una vida muy moderna y avanzada tecnológicamente.
Desde su nacimiento los niños comienzan a relacionarse con aparatos tecnológicos, desarrollan una de las etapas más importantes de la niñez junto a ellos y se aferran tanto a estas máquinas que luego es muy difícil que logren desprenderse.
Muchos padres en la actualidad piensan que con posibilitarle una Tablet, un celular, o permitirle que mire televisión gran parte del día a un niño de tres años, están haciendo lo correcto. Esta situación es entendible hasta cierto punto, ya que es fácil darse cuenta que el niño queda quieto, no llora y se entretiene; pero por otro lado lo que los padres no tienen en consideración es que el niño a esa edad debe moverse, experimentar, jugar y sobre todo estar en contacto con la naturaleza y con otros individuos de su edad.
Recuerdo muy bien unos años atrás  cuando era niña, amaba y disfrutaba  mucho juntarme entre primos y vecinos a jugar a las escondidas, embopa, futbol, canicas, trompo, rayuela, e incluso carreras de bicicletas, entre otros juegos.

Pero con el paso del tiempo, ya sea por los avances tecnológicos y a su vez la misma sociedad que ha ido modificándose y adaptándose a estos cambios, los juegos tradicionales se han ido perdiendo y olvidando. A los niños les parece más importante y atractivo estar frente a una pantalla y pasarse horas y horas encerrados en una habitación jugando con ellas.
Al reflexionar sobre esta circunstancia me pareció interesante resaltar los aspectos negativos del niño al utilizar estos avances tecnológicos. Algunos de ellos son:
  •  El juego no se comparte con otros niños, sino que se encuentran solos frente a una pantalla.
  •  No gastan energía y por ello a la noche les resulta difícil descansar.
  •  No realizan actividad física.
  •  Tiene problemas de vista a corta edad.
  •  Se aburren al estar en contacto con el ambiente y otras personas.
  •  Nada los satisface más que esa pantalla y si intentas jugar a jugos tradicionales, estos no los complacen y se cansan rápidamente.

Pero con lo anteriormente mencionado no quiero posicionarme en contra de la tecnología, ya que si se la utiliza de forma adecuada, es decir en reducido lapso de tiempo y controlado por un adulto, puede ser beneficioso para los niños. Por ejemplo:
  •  Existen programas en los cuales se estimula el aprendizaje.
  •  Con los juegos aprenden y a su vez se divierten.
  •  Brindan información cuando el niño necesita investigar o conocer.
  •  Los juegos online los posicionan frente a determinadas situaciones en las cuales tienen que aprender a tomar decisiones.
  •  Los celulares sirven de ayuda para los padres cuando quieren controlar o cuidar a sus hijos.


Para concluir me parece importante que los niños tengan acceso a una tecnología controlada, y no debemos dejar de lado los juegos tradicionales ya que se desarrollan destrezas, habilidades y sobre todo relación con el ambiente y las demás personas. Aprendemos a respetarnos, compartir y mantener diálogos que nos van formando como personas en un mundo cada vez más tecnologizado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario